Contar el gran día de tu hijo/a es una gran responsabilidad y me siendo muy afortunada de poder hacer lo más importante de este día: que pueda revivirlo una y otra vez durante toda su vida.

¿CÓMO TRABAJO?

Me gusta basarme en la discreción, y que vuestro hijo no se sienta abordado en ningún momento por la cámara. Es un día muy importante para él/ella, y para el que se lleva preparando mucho tiempo, por lo tanto, lo último que quiero es que se ponga más nervioso por las fotografías. 

Una vez que termina la ceremonia, se realizan fotografías familiares, grupales e individuales, o bien en la misma iglesia, o bien a las afueras de la iglesia.

¿Qué problemas pueden surgir?

Mi experiencia me ha demostrado en estos años, que a la hora de realizar las fotografías en una iglesia pueden surgir imprevistos con la propia iglesia o con el cura a cargo de ésta.

Es importante que os informéis antes de contratar a cualquier fotógrafo, sobre si es posible que haya un fotógrafo externo realizando fotografías durante la ceremonia, o si la propia iglesia tiene un propio fotógrafo contratado ya para este tipo de ceremonias.

¿Qué puedo hacer si la iglesia ya tiene fotógrafo?

Si la propia iglesia ya cuenta con fotógrafo pero no os interesa su forma de trabajar, (ya que no suelen ser fotografías personalizadas, sino en serie, de todos los niños) o las tarifas que pueda tener, etc, una posible solución es que, cuando no se llega a ningún acuerdo con el cura,  yo vaya como  familiar, ya que os familiares si pueden hacer fotografías durante la ceremonia durante su sitio, aun así, mi consejo es que lo habléis primero todo con el cura encargado de la ceremonia.